La presencia de insectos benignos tanto para la flora y fauna de los parques como para sus usuarios permite reducir e incluso acabar por completo con los parásitos, evitando además el uso de insecticidas

El Ayuntamiento de Salamanca continúa desarrollando la segunda Semana Savia, un programa con más de 70 actividades hasta el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente. Bajo el lema ‘Girando al verde’, tendrán lugar diversas propuestas gratuitas y destinadas a todas las edades de acuerdo a Savia, la Estrategia de Infraestructura Verde para hacer de Salamanca una ciudad aún más saludable y con una mayor calidad de vida, a la vanguardia contra el cambio climático.

Alumnos de Primaria del Colegio Padre Manjón han participado hoy en el Parque de los Jesuitas en talleres formativos de elaboración de oasis de mariposas y hoteles de insectos para favorecer la biodiversidad y contribuir a mejorar la salud urbana.

La concejala de Medio Ambiente, Parques y Jardines, Miryam Rodríguez, explicó que a mayores, dentro del proyecto LIFE Vía de la Plata, con financiación de la Comisión Europea, se recoge la instalación de oasis de mariposas en el Parque Arqueológico del Botánico, junto al hotel de insectos ya existente, y en el Parque Miguel Delibes. Se trata de ‘huertos’ donde se plantan distintas especies que son beneficiosas para las mariposas, bien para las orugas, bien para el ejemplar adulto, con su propio riego, vallado perimetral y cartelería.

La presencia de mariposas es un bioindicador sobre la calidad de un entorno urbano, pues son especies polinizadoras y muy importantes en la cadena trófica, de manera que conociendo la diversidad y la abundancia las diferentes especies de mariposas se puede saber cuál es la biodiversidad de un ecosistema.

Al mismo tiempo, el Ayuntamiento de Salamanca ha iniciado la campaña anual de lucha biológica para prevenir, controlar y combatir las plagas que puedan afectar a las zonas verdes y a los habitantes de los barrios.

Miryam Rodríguez recordó que el control biológico se define como una actividad en la que se aprovechan algunas especies de insectos con el objetivo de reducir o incluso llegar a acabar por completo con parásitos que afecten a una determinada plantación. Se pretende así, sin el uso de insecticidas, controlar las plagas a través de enemigos naturales, es decir, otros insectos que son depredadores de la plaga y son inofensivos tanto a la plantación como a los seres humanos, e incluso no producen daño a los insectos benignos para el medio ambiente.

El Ayuntamiento está llevando a cabo una suelta de insectos en el Parque de los Jesuitas, para controlar el pulgón y la araña roja en arbolado y rosales; y en el Huerto de Calixto y Melibea, para controlar el pulgón, la araña roja y la cochinilla algodonosa en arbolado y rosales. Gracias a esta técnica, inofensiva para los usuarios de las zonas verdes, así como para su flora y fauna, se pretende controlar que una misma plaga llegue a afectar a varias especies arbóreas o que un mismo árbol pueda ser atacado por plagas diferentes, llegando incluso a solaparse sus ciclos biológicos.

Entradas recomendadas