Destaca la plantación de más de 14.000 árboles y arbustos, así como la creación de microhábitats y refugios para fauna, estos proyectos contribuirán a la mejora de los servicios de los ecosistemas, biodiversidad y la salud urbana de la ciudad y, en consecuencia, de la calidad de vida de sus habitantes

El Ayuntamiento de Salamanca da un importante impulso al LIFE Vía de la Plata con la aprobación de los proyectos de cuatro de los seis tramos para renaturalizar las zonas norte y sur de la ciudad. Tras el visto bueno a comienzos de julio de la zona 1, correspondiente a la Corona de Secano, en el entorno del acceso norte a la ciudad por el Helmántico, en la Comisión de Medio Ambiente de mañana miércoles, 27 de julio, se sumarán las zonas 4, 5 y 6, correspondientes a la ribera del río Tormes, la vaguada del arroyo Zurguén y el monte bajo hasta Arapiles.

Con este avance, según destaca la concejala de Medio Ambiente, Miryam Rodríguez, se ponen en marcha todos los proyectos de la zona natural del LIFE Vía de la Plata, quedando sólo a la espera de poner en marcha los de las zonas 2 y 3, correspondientes al entorno urbano y patrimonial. Un importante avance dentro de este proyecto, cofinanciado por la Comisión Europea, que transformará los 6,9 kilómetros de esta vía pecuaria en un corredor verde, renaturalizando y mejorando la biodiversidad de distintos espacios urbanos y creando una simbiosis entre naturaleza y patrimonio que sirva como modelo aplicable a otras ciudades y que mejore la calidad de vida de sus habitantes.

Con un plazo de ejecución de cuatro meses, estos proyectos aportan soluciones basadas en la naturaleza que permitirán extender la infraestructura verde Savia a estas áreas y potenciar los servicios de los ecosistemas, generando así múltiples beneficios para la salud. En total, se plantarán más de 14.000 árboles y arbustos, además de proceder a la creación de microhábitats y refugios para fauna que contribuirán a mejorar la biodiversidad de Salamanca.

En la ribera del Tormes se llevarán a cabo actuaciones de mejora para la permeabilidad de los suelos, a través de la instalación de sistemas de drenaje natural y también actuaciones para la implantación y conservación vegetal, incluyendo la plantación de árboles y arbustos o la recuperación de praderas, así como la naturalización de praderas. También se llevarán a cabo actuaciones relacionadas con la mejora de la fauna como la instalación de túmulos para aves, reptiles e invertebrados.

En lo referente a la vaguada del arroyo Zurguén, también se llevará a cabo la plantación de árboles y arbustos, siembra de herbáceas, además de la recuperación de espacios degradados y erosionados como son los taludes. Cobran mayor relevancia las actuaciones relacionadas con la instalación de refugios para fauna, en concreto, se crearán zonas de referencia para lepidópteros, majanos para conejos, túmulo para aves, réptiles e invertebrados, posaderos de madera, refugios para murciélagos y pequeña balsa artificial somera para aves y reptiles.

Y en la zona 6, correspondiente al área de monte bajo hasta el término municipal de Arapiles, se realizarán actuaciones muy similares a las de la vaguada del Zurguén, con plantaciones vegetales y fomento de la fauna, a las que hay que sumar la instalación de muretes de piedra y amojonado del Cordel de Miranda.

Dentro de esta transformación de las zonas 4, 5 y 6, tendrán gran relevancia, como se ha mencionado anteriormente, las actuaciones de implantación y conservación vegetal, con abundante plantación de especies de árboles, arbustos y herbáceas de carácter autóctono que ayudarán a la adaptación al cambio climático, mejora de los servicios de los ecosistemas y la creación de rodales de biodiversidad, a través de la naturalización de praderas. Especies arbóreas como aliso, chopo negro, fresno de hoja estrecha, olmo, manzano silvestre, avellano, cerezo silvestre, abedul, arce blanco y arce común, entre otros; y especies arbustivas como endrino, escaramujo, saúco, durillo, madreselva, serbal de cazadores, retama, hiedra, sauquillo y espino albar, entre otros, formarán parte de las especies seleccionadas.

A través de los distintos proyectos que componen el LIFE Vía de la Plata se busca mejorar las características medioambientales de esta vía pecuaria, el Cordel de Miranda, convirtiéndola en un gran corredor con gran importancia ecológica y que permita, además, múltiples opciones para al ocio ciudadano, favoreciendo las rutas y los paseos saludables a través de un itinerario natural que atraviese la ciudad de Salamanca.

Entradas recomendadas